Maneras de Ahorrar Gas

maneras de ahorrar gas

Imagen: tarifasgasluz.com

El ahorrar gas suelen estar directamente relacionadas con el uso que hacemos de la calefacción en nuestros hogares. Como suele ocurrir con las distintas recomendaciones para ahorrar en diferentes activdades cotidianas, el uso inteligente y eficiente se traduce en ahorro.

Si hay una factura que nos supone uno de los mayores gastos de dinero por su elevado coste, es sin duda la del gas, ya que junto a la factura de la luz, son las facturas de mayor importe que pagamos. Recientes estudios han desvelado, que la factura del gas o de la calefacción, se eleva a más de un 40% de la energía que consuminos en las viviendas de España.

De la misma forma que pasó con la factura de la luz eléctrica, la factura del gas, fue aumentada varias veces también, siendo este aumento de más del 7%. Si lo que pretendemos es ahorrar dinero en nuetra factura del gas, lo que primeramente deberemos hacer es ahorrar gas, que al fin y al cabo es lo que se paga. Para esto tenemos que hacer un uso sensato de nuestra calefacción, ya que este tipo de gasto, se estima en más de la mitad de la energía que consumimos en nuestros hogares.

Por cada 10 casas que no gastan correctamente la energía de su hogar, se podrían poner en marcha unas 5000 lavadoras con su carga al completo

Observaciones realizadas hace unos años, evaluan que por aproximadamente una decena de viviendas que no gastan correctamente la energía de su hogar, se podrían poner en marcha alrededor de unas cinco mil lavadoras con su carga al completo, o hacer uso del refrigerados por más de una década y media. Esto nos demuestra que con unas costumbres más sanas, lograríamos obtener un gran aumento en el ahorro de energía y de dinero.

Por esta misma razón, es imprescindible utilizar la calefacción de una manera más adecuada, lo que no sólo nos permitirá economizar, sino que a su vez estaremos contribuyendo a cuidar nuestro entorno.

Las maneras de ahorrar gas y el uso de la calefacción

Economiza al máximo con tu calefacción

Ahorra con el gas

Imagen: noticias.eltiempo.es

Primeramente, lo más esencial que ha de conocerse para poder ahorrar gas, es que las calderas que funcionan a gas, son siempren más bartas que las que funcionan con diesel o con electricidad. Si nuestra elección es por el gas, la mejor opción a la que podemos optar es por poner una caldera que funcione con condensación.

Los medios para distribuir el calor que más se usan comúnmente en relación a las calderas de gas, son los calefactores. Los calefactores efectuan un intercambio calorífico a medias con el agua caliente y la que queremos que se caliente, además de con la superficie  calefactada.

No es más que un sistema de tuberias situadas en el subsuelo y por las cuales discurre el agua calentada, haciendo uso de la superficie pra emanar calor. El último procedimiento descrito no hace uso del agua a temperatura tan alta, repartiendo de forma más homogénea el calor emitido, siendo de esta manera bastante más efectivo.

Para ahorrar gas haz uso de la calefacción de manera más efectiva

¿A cuántos grados debe estar la calefacción?

Lo primero que os queremos hacer  saber, es que para mantener una temperatura óptima en una vivienda, basta con ésta se encuentre entre 20 y 22 grados centígrados. Si disminuimos en un grado la temperatura, sabrás que estás ahorrando en torno a un ocho por ciento la energía que consumes. En cambio cada grado que aumentes de temperatura, aumentarás el importe de tu factura de una manera inútil.

Baja la temperatura a la hora de dormir.

Si decdides reducir la temperatura en el termostato de, aproximadamente unos 20 grados, hasta unos 16 grados en el transcurso de la noche, estaremos economizando nuestra factura en torno a un 13% de nuestra factura de gas, lo que viene a ser unos 100 euros de ahorro al año. Esta es una práctica muy recomendable, ya que no solo se consigue ahorrar gas (o electricidad o cualquiera que sea el tipo de combustible con el que funcione la calefacción que se utilice). Al reducir los grados durante las horas de sueño conseguiremos dormir  mejor, ya que el calor es mal amigo del sueño, además a la hora de dormir es cuando más abrigados estamos en casa ya que, además del pijama,  nos cubrimos con un edredón, manta….

Deja la calefacción siempre encendida

Lo más aconsejable según estudios efectuados, es tener la calefacción funcionando constantemente desde el comienzo de la época de frío hasta que comienza la temporada en la que no necesitemos la calefacción. Haciendo esto conseguirás ahorrar gas, mucho más que encendiéndola en el transcurso de la mañana y proceder a su apagado al anochecer, ya que si hacemos esto, por la mañana la casa estará demasiado fría, y al encender de nuevo la caldera deberá gastaer más gas hasta llegar a los 20 o 22 grados aconsejables. Es preferible bajar los grados antes de ir a la cama, además hoy en día muchas calderas tienen la opción de programar las horas de la temperatura del termostato.

Si nos vamos a marchar de casa por un unos días lo que debemos de hacer, es poner al termostato a no más de quince grados. Si tenemos habitaciones de las cuales no hacemos uso de forma cotidiana, el termostatio lo podremos situar por debajo de los quince grados.

Con qué tipo de calderas se ahorra más gas

La calefaccion de gas

Imagen: www.forasterarquitectos.com

Por otro lado, saber que podemos economizar en unos cuatrocientos euros el consumo de la calefacción, si hacemos una selección de la misma de forma efectiva. Lo más adecuado es hacerse con una caldera de consdensación, ya que son bastante más efectivas, lo que nos dará la opción de disminuir lo que estamos consumiendo de carburante más o menos en un 10%. Si entra dentro de nuestras posibilidades, lo más efectivo es contar con una calefacción central comunitaria, la cual se pueda regular y medir de forma personal para cada hogar.

Algo extremadamente imprescindible para poder ahorrar gas es que mantengamos siempre la caldera sin suciedad, ya que ésta incrementará nuestra factura. Por lo menos anualmente, si vamos a dar comienzo al uso de la caldera, deberemos de proceder con la purga de los calefactores, ya que el aire que tienen dentro hace más difícil que emane bien el calor.

Otra cosa que debemos de tener en cuenta para ahorrar gas, es que jamás hemos de colocar la ropa mojada para que seque en los calefactores, ya que al ponerles elementos encima, el trabajo que han de efectuar es mayor para poder calentar, lo que se traduce en un incremento del recibo del gas.

Para terminar, si disponemos de habitaciones de menor tamañoo a las que les damos menos utilidad, por ejemplo los lavabos, normalmente basta con que tengamos un calefactor a electricidad, el cual solamente pondremos en marcha por muy poco tiempo al cabo del día.

Comentarios cerrados.